XI SIMPOSIO - Climate Change Again

.



La primera edición de la Bienal Internacional de Paisaje surge de la voluntad de profundizar y generar debate alrededor al paisaje. No sólo desde un punto de vista ambiental, aunque es uno de los motores de conservación paisajística; también a través de la arquitectura del paisaje. Es relevante la búsqueda e investigación en todos los campos disciplinarios que están vinculados al estudio del paisaje y en su evolución. Cada edición de la Bienal gira en torno a un tema central, lema que se elige según la actualidad y preocupaciones, tanto profesionales como sociales, relacionadas con el paisaje.


Una vez consolidada la Bienal a nivel europeo y tras las primeras siete ediciones: "Rehacer paisajes" (1999), "Jardines insurgentes" (2001), "Sólo con naturaleza" (2003), "Paisaje: un producto / una producción" (2006), "Tormenta e ímpetu" (2008), "Paisajes Líquidos" (2010) y "Bienal versus Bienal" (2012); hubo un punto de inflexión en la octava edición, que nos acercó a nuevas realidades paisajísticas del mundo mediante la internacionalización del Premio Rosa Barba de Paisaje. La convocatoria se fue consolidando con las siguientes ediciones: "Un Paisaje para ti" (2014), "Tomorrow Landscape" (2016) y "Perfomative Natures" (2018).


Barcelona abrirá de nuevo al paisaje internacional en septiembre de 2020 con su 11ª edición bajo el lema "Climate Change Again", donde los debates y mesas redondas girarán en torno a la problemática del cambio climático, en relación a la crisis global que pone en peligro nuestros ecosistemas. Uno de los objetivos es la identificación de las herramientas que tenemos para la mitigación de esta problemática que nos afecta a todos. La Bienal propone un conjunto de aproximaciones en este escenario, pero desde diferentes puntos de vista: paisajístico, antropológico y social, biológico ...


Aunque cada vez es más latente la concienciación, todavía están asentándose las directrices y pautas para afrontarlo. Colleen Mercer Clarke, (Chair, IFLA Working Group on Climate Change) afirma lo siguiente ante la declaración de emergencia climática y de biodiversidad (Climate and Biodiversity Emergency declaration at the IFLA World Congress, Oslo):


"Los arquitectos paisajistas deben ser líderes en esta época del cambio climático. Tenemos que defender los valores sobre los que se fundamenta nuestra profesión. Tenemos las habilidades y la creencia. El mundo necesita y depende de nosotros para ayudarnos en el problema. "

"El cambio climático ya ha afectado significativamente la mayoría de los ecosistemas y especies terrestres, de agua dulce y marina".


Las consecuencias de estos cambios, no sólo afectan a los ecosistemas, tal como Richard Sennett (sociólogo) y Saskia Sassen (socióloga y economista) se cuestionan en "The Quito Papers and the New Urban Agenda". Afirman así que la cadena de efectos ya ha llegado a las ciudades. "Quito Papers" es considerado un anti-manifiesto que recoge declaraciones intencionadas desde un amplio sentido; desde una vertiente arquitectónica y de planificación; aunque también incide en la filosofía medioambiental, la gestión de la propiedad y del suelo ... Sennet y Sassen conversan entorno estas relaciones entre cambio climático y ciudad:


"El cambio climático, debido al aumento de las sequías y / o las inundaciones, reduce aún más el suelo habitable. Son flujos que recientemente han comenzado o, si son antiguos, sólo han adoptado recientemente sus características más destacadas. "


Por su parte, Sennett argumenta que "Hay que aplicar ideas sobre sistemas abiertos que actualmente animen a las ciencias por nuestra comprensión de la ciudad".


Ligado al concepto de sistema abierto de la ciudad, Gilles Clément (jardinero, diseñador de jardines y escritor) pone sobre la mesa el concepto de jardín en movimiento y de ecosistema emergente que, en parte surge de la necesidad de supervivencia de las especies y de cómo se enfrentan a los nuevos tiempos. La naturaleza debe actuar para mantenerse, pero sin ser encajonada:


"La respuesta ambiental siempre termina restableciendo el equilibrio cuando se trata de diferentes especies. Debido al cambio climático, el cual provoca nuevas características en los climas, es normal que la distribución geográfica de las especies también cambie. Las plantas que en el pasado no se podían desarrollar en determinadas zonas geográficas ahora pueden y, viceversa. "


En el momento que estamos, es evidente que la naturaleza no tiene suficientes recursos propios para conservarse ya que como individuos hemos provocado un calentamiento global y debemos evitar entrar en un punto de no retorno que nos atrapa más pronto de lo que se esperaba. Ante este escenario, la principal pregunta para preservar nuestro entorno natural es: "¿Qué podemos hacer? ". Martha Schwartz (arquitecta paisajista) en su lectura "Beyond Practice: Landscape Architects and the Global Eco-Crisis" hace el siguiente anuncio:


"Mi declaración es de una llamada colectiva a la acción. Debemos aconsejar financiar el desarrollo con una cartera de geotecnologías para contrarrestar el calentamiento global hecho por el hombre hasta alcanzar las reducciones necesarias en las emisiones de CO2 y pasar a las economías de energía sostenibles. "

 

Todos estos expertos formarán parte de los debates y diálogos del Simposio de la 11ª edición de la Bienal Internacional de Paisaje de Barcelona que se celebrará el 1 y 2 de octubre bajo el lema "Climate Change Again", donde se generará un diálogo interdisciplinario con el objetivo de poner sobre la mesa cuáles son las rutas para la mitigación del cambio climático y cómo el paisaje se puede convertir en una herramienta primordial para afrontarlo.