vaya valla!

vaya valla!

vaya valla!

vaya valla!

objetivo de la propuesta:

_Desarrollar una estrategia colonizadora de refugios y reservas de diversidad que permitan establecer una capa-red de micro-sistemas socioecológicos.

_Cooperación con el lugar desde la acción ciudadana.

 

descripción del proyecto:

Estamos en la periferia, ante un lugar mal cicatrizado tras una larga explotación y extracción de roca de albero. Una franja entre diferentes realidades geográficas, sociales y económicas, resultado indeseado de un crecimiento urbano residual y especulativo. Un magma de parcelas en construcción, talleres, gasolineras, intersticios no definidos de abandono, extensiones urbanas autoconstruidas y difusas, espacios públicos sin cualificar…

 

A medida que la expansión de Alcalá de Guadaira iba avanzando, incorporaba y absorbía parcelas completas de campo, terrenos agrícolas, antiguos jardines, huertos, campos de cítricos, caminos históricos, …

 

El encargo, cercano y abierto en programa, nos proporciona un momento de reflexión, ante un panorama marginal y distal. Tras la inmersión en los datos estadísticos y cartográficos del ámbito de estudio y un largo proceso de observación surgen las primeras aproximaciones, ideas utópicas, pero latentes en el propio lugar. 

 

El encargo se convierte en proceso, surge de una necesidad vital, del buen vivir, de recuperar la salud del territorio, de inocular otras naturalezas posibles que dialoguen en nuestra vida cotidiana, con lo cercano, con lo lento, con la incertidumbre. La calidad de vida está directamente vinculada a la calidad del paisaje, afirma el Convenio Europeo del Paisaje,… 

 

Inocular es modificar substancialmente la escala espacial y temporal a la que estamos acostumbrados, entender sus referentes ecosociales y simbólicos, y ofrecer pautas de interpretación de la contemporaneidad difícilmente perceptibles.

 

Nuestro razonamiento surge desde el propio lugar, este nos sugiere la posibilidad de un archipiélago de pequeños jardines de frutales disueltos en el magma de periferia. Un micro-sistema de situaciones posibles ante la inoperancia de lo público. Oasis donde encontrar el tiempo, el sonido, el color, el frescor; donde poder incorporar la posibilidad de cambio; donde volver a encontrarse con el lugar, …

 

Nuevas bandejas de jardines y huertos de frutales, que engloben, incluyan, evidencien, destaquen, registren las características y las cualidades de los lugares sobre los que se posan; alfombras que construyan una unidad, una familia de formas, una cadena de espacios a lo largo del trazado de una zona urbana actualmente informe y sin medida. 

 

Es importante hallar y proponer una estrategia unívoca, un sistema capaz de interconectar y regenerar pedazos de ciudad; experimentar con una idea simple, la posibilidad de definir la peculiaridad, la escala, la identidad de espacios que antes no la tenían y hacerlo desde la ciudadanía, desde los vacíos apropiados, desde micro-situaciones. A partir del lugar, del área apartada y conflictiva, buscar y encontrar la matriz de un proyecto que implique la adopción de una estrategia transescalar, transversal y con transferencia.

 

En nuestro caso, la estrategia se articula a través de una estructura de contenedores-frutales, jardines ocultos con pieles porosas y permeables, rebosantes de vida, de buen vivir. Espacios que provocan en sus tangencias sensibles acercamientos fenomenológicos. Desde el micro-encargo afrontamos una acción ciudadana de escala mayor, capaz de volver a dar calidad e identidad, ofrecemos un proceso a largo plazo, una utopía. Una acción paisajística destinada a revelar nuevos valores, renaturalizar, regenerar, reactivar.

 

Un dispositivo envuelto en una piel (vaya valla!), corporeidad y dimensión relacional, de espesor y peso variable, como barrera protectora, como sistema de comunicación con el entorno, pasaje de la luz y filtro sensible, cambiante, adaptativo. Una piel con epidermis, dermis e hipodermis. Una epidermis con pigmentación, tablas de madera de pino en secuencias de código de color extraído durante el proceso de observación (talleres, naves, objetos encontrados en escombreras, …) Una dermis como capa profunda de tejido con abundancia de las fibras elásticas que se disponen de forma paralela y que le dan a la piel la consistencia y elasticidad característica del órgano. Una estructura sencilla de perfiles en horquilla galvanizados y arriostrados con malla de acero electrosoldada; y finalmente, la hipodermis compuesta de un tejido conjuntivo laxo y adiposo, trepadoras, frutales, arbustos, aromáticas, espontáneas,… , dando funciones a la piel de regulación térmica, sonora, de olor, de color, de tacto, de cambio…

 

La morfología de la piel es lo que vemos a simple vista, parece lisa y llena, pero en realidad presenta pliegues, surcos, hendiduras, pequeños salientes, ...

 

 

valoración de la obra terminada:

La obra es un proceso, experimental, participado por la propiedad y percibido desde la vecindad, que se asoma, palpa, huele y recolecta.

… Han vuelto las lagartijas!

37.34666562241, -5.845886907444

Año de concepción del proyecto
2013
Año de finalización de la obra
en proceso
Coste (€/m²) ($/m²) (€/ha) ($/ha)
40,10 euro/m2
Categoria premio
Regeneration
Subcategoria premio
Jardins privat
Superficie
299,35
Tipo de cliente
Empresa privada
Nombre cliente
Gabriela López Perez
U.M.
m2
Empresa constructora
Miguel-herreros
Dirección de obras
Enrique Larive López, M. Victoria Segura Raya, arquitectos
Dirección
Calle San Jacinto, 8. 1ºD
Ciudad / Emplazamiento
41010-Sevilla
Región
Andalucía
País
España